Gente que mola: Black oveja

Justo el año pasado, por diciembre fui a un taller gratuito organizado por Hoss Intropia con Black Oveja. Tuve mucha suerte, porque era solamente para 15 personas, y las más rápidas fuimos las que pudimos disfrutar de él.

Tengo que confesar que yo había aprendido a tejer hace ya mucho tiempo, pero había perdido mucha técnica y costumbre, y que solo sabía tejer del revés y ni siquiera me acordaba bien. Así que la clase me vinomuy bien para recordarlo todo, para aprender un el punto doble y para obtener al final un cuello calentito, y las agujas gordas de bambú de regalo, muy suaves y bonitas.

fotos de los  talleres, mirad quién apareceee

Y a partir de eso cogí el libro de punto que tenemos en casa de año de la polca (que por cierto está muy bien),  y aprendí a tejer del derecho. Y luego empecé con las combinaciones de puntos. Y luego con dos colores. El resultado: ahora sé hacer bufandas de muchas formas y colores. Pero nada más, porque no me he metido a hacer crecimientos y decrecimientos, ni a tejer en redondo. Lo dejo pendiente para después del pfc (una cosa más).

Bueno, y ahora os explico de como me enteré del taller. No me acuerdo como conocí a Black Oveja, creo que por twitter, y además me hizo gracia su nombre. Tienen una tienda-taller en Madrid, en la Glorieta de Bilbao con muchas telas, lanas y otras cosillas superbonitas.

La chica de la pareja que lo ha montado es una arquitecta venezolana, que hizo la carrera no tanto por el querer ser arquitecta en sí, trabajar en un estudio y esas cosas, sino por el desarrollo del lado creativo del asunto (me siento bastante identificada en ese sentido). Y paso tras paso hizo de su afición a la costura una realidad con forma de tienda-taller, donde da cursos para aprender a tejer, coser y de ganchillo a varios niveles. Además tiene un marca de ropa merchegrosso.blogspot.com

 
Todas las fotos están sacadas de la web y blog de blackoveja.com

La loca de los puntos

Últimamente los puntos me persiguen, y no es que yo sea una gran fan de ellos, la verdad (pese a lo que pueda parecer ya que el fondo del blog es de puntos, sí). Así que vamos a hablar de la artista por excelencia obsesionada con los puntos, más conocida por mí como ‘La loca de los puntos’: Yayoi Kusama.

“Soy solo otro punto más en el mundo” con esta frase se define la japonesa, que se fue a vivir a Nueva York y que no tardó mucho en convertirse en una de las figuras vanguardistas más comprometida con el pop art y las imágenes psicodélicas.  Con el punto como seña de identidad lo llenó todo: paredes, muebles e incluso personas. Su obsesión por los puntos viene de niña, por las alucinaciones que tenía, el maltrato psicológico de su madre y sus pensamientos obsesivos.  Actualmente ingresada en un hospital psiquiátrico por voluntad propia, sigue trabajando en sus obras. De hecho más de uno la reconoceréis por esta, ya que su imagen ha dado la vuelta al mundo entero por una razón o por otra:

The obligeration room, © Mark Sherwood

Sí, es en la que en una habitación en blanco se ponía a disposición de los visitantes más pequeños pegatinas de colores que podían pegar donde quisieran.

Siguiendo con sus obras más populares tenemos su instalación para la tienda de la 5ª Avenida de N.Y. de Louis Vuitton.

Louis Vuitton, vía Wallpaper.com

Louis Vuitton, vía Wallpaper.com 

Pero a mí personalmente me gustan más sus cuadros de patrones y sus instalaciones con lucecitas y espejos, que me recuerdan a la fiesta de los farolillos voladores thailandeses.

Nets, vía Phaidon

Infinity mirrored room

Y para acabar os dejo con una imagen de la artista, que a mí personalmente me produce cierto desasosiego, no se si por lo extraño de ver a una japonesa de su edad con el pelo de ese color y enfundada en un traje de lunares que le da un aire de flamenca o por su semblante.

Yayoi kusama