Tórculo

Tórculo era la palabra…

Me enteré por Panoplia de que en la Imprenta Municipal enseñaban diferentes técnicas de dibujo e ilustración. “Maldito el día” debe pensar, porque si ya era complicado acceder a uno de ellos, con otra persona más sabiéndolo…imposible.

Después de algún que otro intento, tuve la suerte de que entré en el cupo del taller que me llamaba más la atención: el de grabado. Emocionada y nerviosa, disfruté muchísimo. Miriam Cantera, la profe, tuvo mucho que ver. A parte de estar un poco loca y hacernos reír mogollón, nos puso las pilas en un momento. Tuve la suerte de ir bien preparada, ya que me aconsejaron de antemano llevar bocetos previos, y eso saca bastante de apuros cuando el tiempo es limitado.

-¿Sabes cuando te pica el gusanillo? ¡Pues en grabado te pica la anaconda!-. Con esta afirmación nos pusimos manos a la obra, primero con una punta seca en acetato de 0.8mm, rasca que te rasca.

proceso punta seca_mandalas

La verdad es que tuve mucha suerte y la plancha era casi casi del mismo tamaño que mi boceto, con lo que pude calcarla entera. Eso sí, hacer círculos así para empezar fue un poco temeroso, y no rasqué con todo el odio que había que poner, sobretodo al principio.

Después del entintado (en azulito turquesa, muy mona yo) con la muñequilla, pasamos la tartalana para dejar entintadas las líneas (y lo que queda de velo) y tras sacar algún blanco con papel de seda, fuimos metíendolo al tórculo, con cuidadito para no ensuciarlo todo y esas cosas. Éste fue el resultado:

grabado punta seca_mandalas

El segundo trabajo fue más fino y llevó más preparativos. Primero el lijado, desengrasado y barnizado de la plancha de zinc.

proceso aguafuerte

Luego el grabado, pero por capas (mordidas). Lo más profundo y oscuro primero. Nosotros hicimos 3.

proceso pavo patinadorsegunda mordida pavo patinador

Luego quitamos el barniz con gasolina, biselamos los bordes, entintamos con rasqueta, limpiamos con la tartalana y ¡al tórculo! (todo tiene nombre gracioso, ¿verdad?). Así quedó mi dibujo bautizado como “pavo loco” ó “pavo patinador”:

grabado aguafuerte_pavo patinador

Muy feliz de haber experimentado y deseosa de participar en más talleres.

A Miriam la podéis encontrar en www.elmonodelatinta.com ó lascosasdelmono.blogspot.com

Bienvenida al verano en “El valle despierta”

Conocimos a Mónica hace no mucho, en las I jornadas de bioconstrucción, una gran persona y profesional con la que conectamos enseguida.

La hemos estado viendo a menudo ya que es profesora colaboradora en el refugio de paja de la UAX, y tuvimos la suerte de que nos invitara a la jornada de puertas abiertas, fiesta de Solsticio de verano en El valle despierta, ecoaldea en Ávila entre las sierras de Guadarrama y Gredos.

Dimos la bienvenida al verano, pero sobretodo al calor. ¡Cuanto calor!

20150621_17395420150621_13281220150621_131859

Los habitantes del Valle nos abrieron la puerta de sus maravillosas casas y baños secos, respondiendo a todas las preguntas que les hacíamos sobre su construcción. Cada un encanto diferente. La forma de abastecerse de agua, el huerto y ¡un gallinero subterráneo! Una idea genial para tener a las gallinas a oscuras y fresquitas.

20150621_13214720150621_161934

Nos ofrecieron participar en un taller de ventanas con botellas, y no dudamos un momento en apuntarnos. Más trabajoso de lo que en un principio puede parecer, pero muy interesante y placentero aprender técnicas nuevas.

20150621_131712

La comida vegana cocinada en horno solar. Hecha con mucho cariño, deliciosa y abundante, disfrutamos entre charla del momento para seguir en cuanto pudimos del taller y despistar así al calor.

Nos quedamos con ganas de visitar el templo zen, pero así ya tenemos una excusa más para volver.