En un lugar de la mancha…

…de cuyo nombre no quiero acordarme, este maravilloso verano ayudamos a construir una casa de paja. Nuestro amable anfitrión nos agasajaba con víveres de tierras cercanas, estupendos guisos, frutos silvestres y rica miel. Y nos llevaba al pantano a bañarnos y a contemplar las estrellas.

Y nos hacía ver pelis francesas (os recomiendo de su parte “La elegancia del erizo”). Y junto a más amigos, nos enseñaba a jugar a poker con los dados, al tute cabrón o a esodelospapelitosdeadivinarelpersonajecondescripción-palabra-mímica-sonido.

comida idolo

Hemos hecho ídolos de barro, mermelada, paellas para medio pueblo, excursiones legendarias por los pueblos de alrededor…Ah! y también construíamos una casa, sí. Vamos, que hemos pasado un verano estupendo pese a lo que se nos vino encima en un principio.la negrasoria mola mas

Empezamos por el suelo. Maldita sea lo duro que es mover piedras, y encima tener que nivelarlas. Pica de allí, pon grava allá y a hacer mezcla de tierra como locos. Trabajo cansado, pero un cambio grande en el espacio.

suelo tierra

Aprovechando el tirón de hacer cob, seguimos por el banco calefactado. Cubos y cubos de mezcla alrededor de un tubo se han convertido en un rinconcito más que apetecible de la casa.

banco calefactado

Luego delimitar el espacio del baño. No habíamos hecho nada de albañilería, y que encima de los ladrillos ingeniamos un sistema como de paja colgada mojada en barro y luego revocada. Al principio parecía un poco endeble, pero ha endurecido y vaya si resiste el tabiquito!

baño barropaja2

Para lo último la parte fuerte, cerrar la fachada sur donde iban un montón de ventanas. Tras replantearla toda en autocad, empezamos poniendo más y más termoarcillas, tapando los huecos, preparando las ventanas. Después de ese trabajazo el colocar las ventanas fue lo más sencillo. La primera encajó como un guante, perfecto, cuadrado, nivelado a la primera. Un subidón.

cerramiento

La casa ahora mismo está recibiendo los últimos toques, ya que se ha logrado cerrar para recibir el frío invierno, pero nosotros nos quedamos con los recuerdos de verano que aun paladeamos al cantar “mis sardinitas, que ricas soon…”.

*ninguna foto es mía, son todas del dueño de la casa, excepto las de las excursiones

Voluntariado (¿de bioconstrucción, en condiciones y en España? ¡ja!)

Empecé con el voluntariado veraniego hace un par de años (durante el resto del año ya lo soy en ASF), con la suerte de conocer Helpx, un sitio de intercambio de ayuda tipo Wwoof, pero dedicado a más cosas a parte de granjas ecológicas. La economía precaria que manejamos no nos da para asistir a talleres y cursos de bioconstrucción (la mayoría tampoco enseñan nada que no sepas por tu condición de arquitecto o que no puedas leer en los libros, pero los realmente interesantes se escapan de mi presupuesto aunque puedas pedir beca de trabajo práctico), y no hay mejor manera que aprender haciendo lo que toque.

Pero oigan, con unos mínimos de dignidad humana, que a los obreros que deberías contratar para construir tu casa se les paga con bastante dinero y no te pedimos ni eso. Si me va a salir mejor quedarme en casa no dudes de que lo haré, para pasarlo mal ya me busco otra cosa. Luego oímos, e incluso nos escriben, casos de personas que no terminan su casa porque es mucho trabajo para ellos y nadie quiere ir a ayudarles (y que aun así no te ofrecen nada de nada).

IMG_20150811_204722

Nunca habíamos tenido problemas para encontrar un sitio en el que ayudar. Con escribir a un par de sitios unos días antes, obteníamos respuesta segura y unas condiciones más que aceptables: las condiciones básicas que impone de este sitio web es que las personas a las que vas a ayudar te ofrecen a cambio alojamiento y las comidas del día, por unas 5 horas de trabajo al día, 5 días a la semana. Luego te topas con excelentes personas que te llevan por ahí,  a conciertos, de fiestas, te invitan a comer fuera, a la piscina o incluso te prestan la bici o el coche para hacer excursiones. En el extranjero sobretodo, en España con experiencias más cortas en el tiempo, pero también.

IMG_20150811_203935

¿Pero todo esto a qué viene? Os pondré en contexto: año 2015, España, buscando voluntariado centrado en la bioconstrucción, julio-agosto. 27 emails mandados a través de Helpx a sitios que supuestamente estaban haciendo cosas de bioconstrucción (así lo ponía en la descripción escrita por ellos), evitando las que ya de entrada ofrecían condiciones precarias. Y otras 4 o 5 solicitudes por nuestra cuenta, probando suerte en sitios que decían en su web que necesitaban voluntariado.

La persona que menos tardó en contestar fue 3 días. La gente necesita pensarse las cosas, no vamos a oponernos. Nos dimos una semana para estar en otro sitio ya trabajando, pero fue terriblemente complicado. De hecho no lo conseguimos, ni contactando por teléfono.

Tuvimos respuestas de todo tipo, un resumen de ellas:

Los ausentes: ellos también se van de vacaciones

-Ahora mismo estamos al completo, pero el mes que viene podríais venir.

-Ahora mismo hace mucho calor aquí y es molesto para trabajar, así que no aceptamos voluntarios.

-Hemos estado todo el mes buscando voluntarios y justo ahora nos vamos de vacaciones.

-Ahora mismo no estamos en el sitio, ni vamos a estar durante el próximo mes.

O los que te contestan a los días, parece todo interesante, les dices que quieres ir cuanto antes y no te contestan.

Los talleristas: nacidos para ganar

-Genial que queráis venir, porque mira, en 15 días tenemos que hacer duchas, water seco y una plataforma con cimentación para la gente que viene a hacer un taller superinteresante. Así que dormís en tienda, la comida la pagamos entre todos, organizáis un grupo de trabajo y os administráis vuestras horas porque en 15 días esto tiene que estar hecho. Ah, y cuando empiece el curso os piráis, no vaya a ser que oigáis algo y aprendáis ¿va?

-Genial necesito ayuda porque en unos días tengo un taller, venís, lo montamos todo (nada que ver con bioconstrucción), compartimos gastos y os vais (ni el detalle de ofrecernos trueque por alguna hora de curso).

-Tenemos taller así que mejor que vengáis después y así nos ayudáis a limpiar todas las instalaciones.

Los de recursos escasos: no te dan ni agua

-Nos viene genial vuestra ayuda, (unos 3 que nos decían “vamos a empezar con la cimentación”, osea nos venís genial para mover piedras) pero: dormís en tienda de campaña y traer vuestro propio camping gas.

-Ó (mi favorito) tenemos un pequeño problema, desde febrero no hemos podido hacer las duchas y water seco que teníamos pensado para los voluntarios así que no tenemos water, no tenemos duchas, os pagáis vosotros la comida, dormís en tienda y ¡ah! el agua que tenemos es para nosotros y nuestras plantas ¿cuándo venís?

Los que no están construyendo: te ofrecen trabajar en el huerto o lo que surja

-Ahora mismo no está la persona que construye pero nos gustaría cambiar un tejado, si venís y nos lo haceís vosotros pues guay.

-Lo que toca ahora mismo es limpiar el monte y desbrozar, cuantos más seamos mejor.

-Genial, podemos hacer cosas de bioconstrucción, ¿qué experiencia tenéis con niños y animales?

-Estamos buscando gente para quitar malas hierbas y cuidar cabras ¿qué os parece?

IMG_20150811_204208

Y si os estáis preguntando que ha pasado después de todo esto, os lo cuento: estamos ayudando a un amigo a construir su casa de paja, nos trata realmente bien. Estamos muy contentos con él y él con nosotros (corazoncitos, corazoncitos), experimentamos y decidimos cosas juntos, construimos con tierra que es lo que más nos motiva, todo en perfecta armonía. Así que al final vamos a tener que dar gracias a todas esas personas que con su desidia y condiciones infrahumanas han hecho que acabemos aquí rodeados de felicidad.

¡Suerte a todos!

Refugio de paja en la UAX

Las I jornadas de bioconstrucción en Navapalos nos trajeron un montón de sensaciones, debates y compartires varios. Una de las cosas más positivas para todos fue conocer a gente que se dedica o que se quiere dedicar a lo mismo que tú, gente de tu provincia y de fuera.

Entre esas personas están Mónica Cebada y  Silvia Cenzano, que nos invitaron e invitan cada semana al proyecto que tienen en la Universidad Alfonso X, allá en Villanueva de la Cañada. Decidimos participar activamente en la construcción con la suerte de pillar el proyecto casi en sus inicios constructivos. Para mí una oportunidad, ya que las veces que he participado en un proyecto de estas características, ha sido en estados bastante más avanzados.

Os invito a visitar su blog: https://construccionbalasdepajauax.wordpress.com/ en el que cada semana van contando cómo va el proceso constructivo ya que, a parte de la construcción, experimentación, etc.,  una de sus metas también es la divulgación y concienciación a la sociedad de que las cosas son posibles de otra manera, y la paja en construcción a la gente le parece tan extraña que qué mejor ejemplo, ¿no?

Quiero destacar el factor humano y decir que son unas bellísimas personas, con las que se aprende un montón y con las que se trabaja realmente a gusto ¡gracias por todo!

Las fotos que pongo son de los talleres de Mayo (y son sacadas de su blog).

Y si queréis participar en alguna de las jornadas ahora que llega el veranito ¡no os cortéis y preguntad! 😉

También han sido mencionadas en la página de la UAX

I jornadas de bio/autoconstrucción en Navapalos

foto de Silvia M.

 

Estimados Bio- auto constructores:

Nos gustaría invitaros a las I Jornadas de Bioconstrucción que se celebrarán los días 24, 25 y 26 en Navapalos, Soria.
El objetivo de estas jornadas es crear un acercamiento entre personas que se dedican a la bioconstrucción de forma profesional. la idea es abrir debates entorno a temas interesantes dentro de este campo, compartir conocimientos, divulgación, experiencias y vivencias dentro de este mundo con la intención de intercambiar información y sobre todo crear redes entre nosotros, entendida como punto de unión y para conocernos, además de crear logística común,
Pinchando en el link https://jornadasbioconstruccion.wordpress.com accederéis al blog donde está toda la información.
Se trata de un encuentro auto gestionado, y para asistir es imprescindible realizar la inscripción, ya que el aforo es limitado y necesitamos saber cuantos vamos a ser para gestionar la logística y las comidas.
Una vez recibido el mail, se os facilitará un número de cuenta para formalizar la inscripción. Recordad que si estáis interesados en apuntaros a las comidas, debéis reservarlo a la hora de la inscripción, y para cualquier aclaración no dudéis en preguntarnos.

 

Bioconstrucción

Poco a poco la bioconstrucción ha ido entrando en mi vida. La (buena) influencia de mi hermano ha hecho mella en mí, y el pasado verano fue un verano maravilloso gracias a la bioconstrucción aquí en España (no como los años anteriores en otros lares de Europa).

Para empezar estuve en Navapalos, una aldea abandonada de Soria donde mi hermano habitaba hasta hace poco, en el que su propósito era y sigue siendo la reconstrucción con métodos del lugar: adobe, barro y entramados de madera. Estuve una semana antes del evento ASF preparando con los habitantes y unas amigas de mi hermano todo lo relacionado con su llegada: impermeabilización de un depósito de agua, haciendo COB para reparar la fachada de la casa principal, construyendo una escalerilla para bajar al huerto, aprendiendo a hacer adobes de mano del Murci (qué grande eres Murci!). Una experiencia de reconexión con la naturaleza, la primera de tantas este año.

foto de Itziar

 

El primer evento en el que participé fue en el encuentro de Arquitectos sin Fronteras demarcación de Madrid. Lo pasamos genial tanto de día en los talleres de revoco, mampostería y agua, como por la noche cantando y en las veladas que fueron surgiendo gracias a unos y a otros. Nos reimos mucho, debatimos también, hicimos migas y me acabé uniendo al grupo de ASF sector 5.

20140628_125040

El segundo encuentro, también en Navapalos, fue con los miembros de Rurales Enredados. Grupo que quiere acercar lo urbano a lo rural, de gente que han escogido un tipo de vida menos habitual y más ecológico. La dinámica fue diferente, no había un rumbo trazado y cada uno aportaba lo que quería, una experiencia increíble, la verdad. Desdecharlas de permacultura, talleres de bioconstrucción, estufa rocket, masaje, caligrafía japonesa, moneda social, apicultura, alimentación, ayudando a limpiar la poza o el huerto…fascinante como gente que no se conocía apenas de nada puede llegar a entenderse, compartir y hacer cosas grandes.

DSC_4570

Empalmando con esto hubo un grupo que nos quedamos un poco más y ayudamos a revocar una habitación entera, y entre bola de barro y bola de barro nos fuimos algún día de excursión a sitios tan maravillosos como el Cañón del río Lobos o la Playa Pita.

Para culminar todo esto en septiembre tuve la suerte de poder acceder a un curso de revocos que organizaba Miguel de Qatay en Aranjuez. Ese fin de semana estuvimos revocando la futura casa de Jorge y Gill, una casa autoconstruida de paja y cal, junto al huerto que les da de comer. Además de tratarnos como reyes acogiéndonos en su casa, dándonos de comer sus deliciosas verduras de mil maneras diferentes, prestándonos su piscina para algún que otro bañito, nos llevaron a las fiestas de Aranjuez a comer rosquillas. Parece que no hicimos nada, pero también trabajamos como nadie en los revocos y nos pusimos de barro y paja hasta las orejas. Aquí tenéis un resumen más técnico y con muchas más fotos en el blog de Qatay.

Hay un capítulo más en mi final de verano en realidad, que fue muy duro pero muy dulce también, que tiene que ver con París y con la vendimia del champagne, una aventura a parte y que tal vez cuente en otra ocasión.

¡Ah, si sois bioconstructores, autoconstructores y gente interesada en este mundo, no me perdáis la pista porque dentro de muy poquito anunciaremos algo!