Bioconstrucción

Poco a poco la bioconstrucción ha ido entrando en mi vida. La (buena) influencia de mi hermano ha hecho mella en mí, y el pasado verano fue un verano maravilloso gracias a la bioconstrucción aquí en España (no como los años anteriores en otros lares de Europa).

Para empezar estuve en Navapalos, una aldea abandonada de Soria donde mi hermano habitaba hasta hace poco, en el que su propósito era y sigue siendo la reconstrucción con métodos del lugar: adobe, barro y entramados de madera. Estuve una semana antes del evento ASF preparando con los habitantes y unas amigas de mi hermano todo lo relacionado con su llegada: impermeabilización de un depósito de agua, haciendo COB para reparar la fachada de la casa principal, construyendo una escalerilla para bajar al huerto, aprendiendo a hacer adobes de mano del Murci (qué grande eres Murci!). Una experiencia de reconexión con la naturaleza, la primera de tantas este año.

foto de Itziar

 

El primer evento en el que participé fue en el encuentro de Arquitectos sin Fronteras demarcación de Madrid. Lo pasamos genial tanto de día en los talleres de revoco, mampostería y agua, como por la noche cantando y en las veladas que fueron surgiendo gracias a unos y a otros. Nos reimos mucho, debatimos también, hicimos migas y me acabé uniendo al grupo de ASF sector 5.

20140628_125040

El segundo encuentro, también en Navapalos, fue con los miembros de Rurales Enredados. Grupo que quiere acercar lo urbano a lo rural, de gente que han escogido un tipo de vida menos habitual y más ecológico. La dinámica fue diferente, no había un rumbo trazado y cada uno aportaba lo que quería, una experiencia increíble, la verdad. Desdecharlas de permacultura, talleres de bioconstrucción, estufa rocket, masaje, caligrafía japonesa, moneda social, apicultura, alimentación, ayudando a limpiar la poza o el huerto…fascinante como gente que no se conocía apenas de nada puede llegar a entenderse, compartir y hacer cosas grandes.

DSC_4570

Empalmando con esto hubo un grupo que nos quedamos un poco más y ayudamos a revocar una habitación entera, y entre bola de barro y bola de barro nos fuimos algún día de excursión a sitios tan maravillosos como el Cañón del río Lobos o la Playa Pita.

Para culminar todo esto en septiembre tuve la suerte de poder acceder a un curso de revocos que organizaba Miguel de Qatay en Aranjuez. Ese fin de semana estuvimos revocando la futura casa de Jorge y Gill, una casa autoconstruida de paja y cal, junto al huerto que les da de comer. Además de tratarnos como reyes acogiéndonos en su casa, dándonos de comer sus deliciosas verduras de mil maneras diferentes, prestándonos su piscina para algún que otro bañito, nos llevaron a las fiestas de Aranjuez a comer rosquillas. Parece que no hicimos nada, pero también trabajamos como nadie en los revocos y nos pusimos de barro y paja hasta las orejas. Aquí tenéis un resumen más técnico y con muchas más fotos en el blog de Qatay.

Hay un capítulo más en mi final de verano en realidad, que fue muy duro pero muy dulce también, que tiene que ver con París y con la vendimia del champagne, una aventura a parte y que tal vez cuente en otra ocasión.

¡Ah, si sois bioconstructores, autoconstructores y gente interesada en este mundo, no me perdáis la pista porque dentro de muy poquito anunciaremos algo!

Descubriendo el Mobiliario Open Source con Zuloark

¡Hola a todos! Voy a contar la experiencia que tuve en el taller de Mobiliario Open Source que organizó Zuloark en Medialab Prado, y además dejaros las instrucciones del mueble que hicimos allí: la tumbona Thunder versión 1.0.

¿Y qué es el mobiliario Open Source? Pues diseño de mobiliario compartido, que puedes descargarte y utilizarlo por ejemplo para fabricar los muebles de tu habitación. Normalmente son archivos de corte para fresadoras CNC y máquinas de corte con láser, con lo que lo que obtienes es una plancha de madera con las piezas del recortable de tu mueble, como si de un puzzle en 3D se tratase. Sólo hay que separarlas de la plancha, montarlo y listo. Otra de las cosas buenas que tiene es que se pueden hacer modificaciones sobre esos diseños por cualquier usuario: que me gustan las patas más cortas, pues se las hago; que la estructura base está bien pero me gustan más las formas redondeadas, pues lo versiono; que todo está genial pero quiero grabarle un dibujo que he diseñado yo, pues lo customizo, así de sencillo.

El taller comenzó con una breve explicación y ejemplos de esto, y en nada nos pusimos a la acción. El taller respondía a un encargo por parte de Medialab Prado para amueblar el edificio.

Teníamos solamente cuatro materiales con los que poder trabajar: madera, varillas de acero, cuerda y tela.  En un taller de 3 días no hay demasiado tiempo para pensar si quieres que quede algo fabricado al final, pero es la fase más importante. Así que le dimos vueltas y vueltas intentando que:

  • cupiese toda una tumbona en una plancha de 1,20 x 1,20 m.
  • no se necesitase cola para su montaje, así que lleva dos tipos diferentes de enganches, unos con cuñas y otros con llaves de madera.
  • no hubiera listones que te hicieran daño bajo las rodillas ni el trasero, así que utilizamos cuerda de pita para sujetar esas partes.
  •  se adaptara a cada cuerpo con respaldo de tela.
  • fuese regulable en altura.
  • el reposapiés se pudiese separar.

Y los que nos quedó fue esto:

ficha tumbona Thunder v.1.0.

ficha_tumbona_thunder

Hubo un pequeño problema con la fresadora y no pudimos recortar nuestro mueble, así que para no irnos de vacío la mandamos a la cortadora láser del FabLab y construimos una maqueta.

montaje thunder

Pero no nos vamos a quedar con las ganas de ver nuestra tumbona construida a tamaño real y probarla, ya que va a haber un día para cortarla y montarla ¿no tenéis ganas de probarla? ¡Yo muchas!

Si queréis el archivo dxf no tenéis más que pedirlo, os lo paso encantada.

Gente que mola: Black oveja

Justo el año pasado, por diciembre fui a un taller gratuito organizado por Hoss Intropia con Black Oveja. Tuve mucha suerte, porque era solamente para 15 personas, y las más rápidas fuimos las que pudimos disfrutar de él.

Tengo que confesar que yo había aprendido a tejer hace ya mucho tiempo, pero había perdido mucha técnica y costumbre, y que solo sabía tejer del revés y ni siquiera me acordaba bien. Así que la clase me vinomuy bien para recordarlo todo, para aprender un el punto doble y para obtener al final un cuello calentito, y las agujas gordas de bambú de regalo, muy suaves y bonitas.

fotos de los  talleres, mirad quién apareceee

Y a partir de eso cogí el libro de punto que tenemos en casa de año de la polca (que por cierto está muy bien),  y aprendí a tejer del derecho. Y luego empecé con las combinaciones de puntos. Y luego con dos colores. El resultado: ahora sé hacer bufandas de muchas formas y colores. Pero nada más, porque no me he metido a hacer crecimientos y decrecimientos, ni a tejer en redondo. Lo dejo pendiente para después del pfc (una cosa más).

Bueno, y ahora os explico de como me enteré del taller. No me acuerdo como conocí a Black Oveja, creo que por twitter, y además me hizo gracia su nombre. Tienen una tienda-taller en Madrid, en la Glorieta de Bilbao con muchas telas, lanas y otras cosillas superbonitas.

La chica de la pareja que lo ha montado es una arquitecta venezolana, que hizo la carrera no tanto por el querer ser arquitecta en sí, trabajar en un estudio y esas cosas, sino por el desarrollo del lado creativo del asunto (me siento bastante identificada en ese sentido). Y paso tras paso hizo de su afición a la costura una realidad con forma de tienda-taller, donde da cursos para aprender a tejer, coser y de ganchillo a varios niveles. Además tiene un marca de ropa merchegrosso.blogspot.com

 
Todas las fotos están sacadas de la web y blog de blackoveja.com