4de30

La catrina. Edel.

Lápiz, acuarela y tinta. La Catrina. 4de30.

Anuncios

En un lugar de la mancha…

…de cuyo nombre no quiero acordarme, este maravilloso verano ayudamos a construir una casa de paja. Nuestro amable anfitrión nos agasajaba con víveres de tierras cercanas, estupendos guisos, frutos silvestres y rica miel. Y nos llevaba al pantano a bañarnos y a contemplar las estrellas.

Y nos hacía ver pelis francesas (os recomiendo de su parte “La elegancia del erizo”). Y junto a más amigos, nos enseñaba a jugar a poker con los dados, al tute cabrón o a esodelospapelitosdeadivinarelpersonajecondescripción-palabra-mímica-sonido.

comida idolo

Hemos hecho ídolos de barro, mermelada, paellas para medio pueblo, excursiones legendarias por los pueblos de alrededor…Ah! y también construíamos una casa, sí. Vamos, que hemos pasado un verano estupendo pese a lo que se nos vino encima en un principio.la negrasoria mola mas

Empezamos por el suelo. Maldita sea lo duro que es mover piedras, y encima tener que nivelarlas. Pica de allí, pon grava allá y a hacer mezcla de tierra como locos. Trabajo cansado, pero un cambio grande en el espacio.

suelo tierra

Aprovechando el tirón de hacer cob, seguimos por el banco calefactado. Cubos y cubos de mezcla alrededor de un tubo se han convertido en un rinconcito más que apetecible de la casa.

banco calefactado

Luego delimitar el espacio del baño. No habíamos hecho nada de albañilería, y que encima de los ladrillos ingeniamos un sistema como de paja colgada mojada en barro y luego revocada. Al principio parecía un poco endeble, pero ha endurecido y vaya si resiste el tabiquito!

baño barropaja2

Para lo último la parte fuerte, cerrar la fachada sur donde iban un montón de ventanas. Tras replantearla toda en autocad, empezamos poniendo más y más termoarcillas, tapando los huecos, preparando las ventanas. Después de ese trabajazo el colocar las ventanas fue lo más sencillo. La primera encajó como un guante, perfecto, cuadrado, nivelado a la primera. Un subidón.

cerramiento

La casa ahora mismo está recibiendo los últimos toques, ya que se ha logrado cerrar para recibir el frío invierno, pero nosotros nos quedamos con los recuerdos de verano que aun paladeamos al cantar “mis sardinitas, que ricas soon…”.

*ninguna foto es mía, son todas del dueño de la casa, excepto las de las excursiones

Ciudad huerto: taller prehuerto

El pasado día 1 de octubre tuve la suerte de poder asistir al primero de los talleres del recién estrenadito proyecto Ciudad-huerto. Se han juntado lo mejorcito de Madrid para traer estos talleres a todos los interesados en aprender más sobre huerto urbano comunitario. Interesante y divertido, como podréis leer en el desternillante resumen de Raúl 

Taller prehuerto en Estaesunaplaza (foto:ciudad-huerto.org)

Además cabe la opción, como en todas las actividades de Ciudad Escuela, de llevarse un badge, y a eso voy. Así que os dejo dos fichas: una de un huerto que he visitado por mi cuenta (El huerto de la Bego) y otra del futuro huerto de Cañada (porque soy así de chula y porque ya que me pongo a pensar en modo prehuerto pues habrá que aprovechar).


preHUERTO DE CAÑADAHUERTO DE CAÑADA_Edel

HUERTO DE LA BEGOHUERTO DE LA BEGO_Edel

Y por último deciros que ya os podéis ir apuntando al siguiente taller: diseño de huerto y preparación de suelos que será impartido por la maravillosa gente del huerto del Retiro en dos fechas diferentes.

Apoya a Cañada!

Creo que no lo he comentado por aquí, pero los que me conocéis sabéis que soy voluntaria en Arquitectura sin Fronteras, en el grupo de la Cañada Real.

Hace unos meses, para lograr algún beneficio y poder seguir con la construcción de La Casita (donde poder dar clases y talleres a niños y adultos, como espacio de reunión de los vecinos ya que carecían de cualquier tipo de dotación en el barrio) se puso en marcha un concurso para ilustrar bolsas y camisetas. Y resulta que se eligió la ilustración de La Casita que yo había preparado.

bolsas colores

Pues bien, tras agotar la primera edición de bolsas y camisetas, es un honor deciros que…sacamos a la venta la segunda edición, en más colores, y además en la Semana de la Arquitectura de Madrid! El sábado y el domingo estaremos en el COAM en el puestecillo de ASF, junto a la exposición que se han currado nuestros compañeros del GT-Senegal. El importe íntegro de la donación va para el proyecto de La Casita, así que no lo dudéis. Y por si no pudiérais pasaros, aquí estoy yo para guardaros alguna. Yo o cualquiera de los voluntarios, no os cortéis y contactad en asfecanada@gmail.com.

PACK BOLSACAMI CAMISETA

Y recordaros que éste jueves, también en el COAM, estaremos hablando del proceso participativo en torno a estos últimos años de ASF en Cañada, y el futuro que nos gustaría para ella.

Voluntariado (¿de bioconstrucción, en condiciones y en España? ¡ja!)

Empecé con el voluntariado veraniego hace un par de años (durante el resto del año ya lo soy en ASF), con la suerte de conocer Helpx, un sitio de intercambio de ayuda tipo Wwoof, pero dedicado a más cosas a parte de granjas ecológicas. La economía precaria que manejamos no nos da para asistir a talleres y cursos de bioconstrucción (la mayoría tampoco enseñan nada que no sepas por tu condición de arquitecto o que no puedas leer en los libros, pero los realmente interesantes se escapan de mi presupuesto aunque puedas pedir beca de trabajo práctico), y no hay mejor manera que aprender haciendo lo que toque.

Pero oigan, con unos mínimos de dignidad humana, que a los obreros que deberías contratar para construir tu casa se les paga con bastante dinero y no te pedimos ni eso. Si me va a salir mejor quedarme en casa no dudes de que lo haré, para pasarlo mal ya me busco otra cosa. Luego oímos, e incluso nos escriben, casos de personas que no terminan su casa porque es mucho trabajo para ellos y nadie quiere ir a ayudarles (y que aun así no te ofrecen nada de nada).

IMG_20150811_204722

Nunca habíamos tenido problemas para encontrar un sitio en el que ayudar. Con escribir a un par de sitios unos días antes, obteníamos respuesta segura y unas condiciones más que aceptables: las condiciones básicas que impone de este sitio web es que las personas a las que vas a ayudar te ofrecen a cambio alojamiento y las comidas del día, por unas 5 horas de trabajo al día, 5 días a la semana. Luego te topas con excelentes personas que te llevan por ahí,  a conciertos, de fiestas, te invitan a comer fuera, a la piscina o incluso te prestan la bici o el coche para hacer excursiones. En el extranjero sobretodo, en España con experiencias más cortas en el tiempo, pero también.

IMG_20150811_203935

¿Pero todo esto a qué viene? Os pondré en contexto: año 2015, España, buscando voluntariado centrado en la bioconstrucción, julio-agosto. 27 emails mandados a través de Helpx a sitios que supuestamente estaban haciendo cosas de bioconstrucción (así lo ponía en la descripción escrita por ellos), evitando las que ya de entrada ofrecían condiciones precarias. Y otras 4 o 5 solicitudes por nuestra cuenta, probando suerte en sitios que decían en su web que necesitaban voluntariado.

La persona que menos tardó en contestar fue 3 días. La gente necesita pensarse las cosas, no vamos a oponernos. Nos dimos una semana para estar en otro sitio ya trabajando, pero fue terriblemente complicado. De hecho no lo conseguimos, ni contactando por teléfono.

Tuvimos respuestas de todo tipo, un resumen de ellas:

Los ausentes: ellos también se van de vacaciones

-Ahora mismo estamos al completo, pero el mes que viene podríais venir.

-Ahora mismo hace mucho calor aquí y es molesto para trabajar, así que no aceptamos voluntarios.

-Hemos estado todo el mes buscando voluntarios y justo ahora nos vamos de vacaciones.

-Ahora mismo no estamos en el sitio, ni vamos a estar durante el próximo mes.

O los que te contestan a los días, parece todo interesante, les dices que quieres ir cuanto antes y no te contestan.

Los talleristas: nacidos para ganar

-Genial que queráis venir, porque mira, en 15 días tenemos que hacer duchas, water seco y una plataforma con cimentación para la gente que viene a hacer un taller superinteresante. Así que dormís en tienda, la comida la pagamos entre todos, organizáis un grupo de trabajo y os administráis vuestras horas porque en 15 días esto tiene que estar hecho. Ah, y cuando empiece el curso os piráis, no vaya a ser que oigáis algo y aprendáis ¿va?

-Genial necesito ayuda porque en unos días tengo un taller, venís, lo montamos todo (nada que ver con bioconstrucción), compartimos gastos y os vais (ni el detalle de ofrecernos trueque por alguna hora de curso).

-Tenemos taller así que mejor que vengáis después y así nos ayudáis a limpiar todas las instalaciones.

Los de recursos escasos: no te dan ni agua

-Nos viene genial vuestra ayuda, (unos 3 que nos decían “vamos a empezar con la cimentación”, osea nos venís genial para mover piedras) pero: dormís en tienda de campaña y traer vuestro propio camping gas.

-Ó (mi favorito) tenemos un pequeño problema, desde febrero no hemos podido hacer las duchas y water seco que teníamos pensado para los voluntarios así que no tenemos water, no tenemos duchas, os pagáis vosotros la comida, dormís en tienda y ¡ah! el agua que tenemos es para nosotros y nuestras plantas ¿cuándo venís?

Los que no están construyendo: te ofrecen trabajar en el huerto o lo que surja

-Ahora mismo no está la persona que construye pero nos gustaría cambiar un tejado, si venís y nos lo haceís vosotros pues guay.

-Lo que toca ahora mismo es limpiar el monte y desbrozar, cuantos más seamos mejor.

-Genial, podemos hacer cosas de bioconstrucción, ¿qué experiencia tenéis con niños y animales?

-Estamos buscando gente para quitar malas hierbas y cuidar cabras ¿qué os parece?

IMG_20150811_204208

Y si os estáis preguntando que ha pasado después de todo esto, os lo cuento: estamos ayudando a un amigo a construir su casa de paja, nos trata realmente bien. Estamos muy contentos con él y él con nosotros (corazoncitos, corazoncitos), experimentamos y decidimos cosas juntos, construimos con tierra que es lo que más nos motiva, todo en perfecta armonía. Así que al final vamos a tener que dar gracias a todas esas personas que con su desidia y condiciones infrahumanas han hecho que acabemos aquí rodeados de felicidad.

¡Suerte a todos!

Tórculo

Tórculo era la palabra…

Me enteré por Panoplia de que en la Imprenta Municipal enseñaban diferentes técnicas de dibujo e ilustración. “Maldito el día” debe pensar, porque si ya era complicado acceder a uno de ellos, con otra persona más sabiéndolo…imposible.

Después de algún que otro intento, tuve la suerte de que entré en el cupo del taller que me llamaba más la atención: el de grabado. Emocionada y nerviosa, disfruté muchísimo. Miriam Cantera, la profe, tuvo mucho que ver. A parte de estar un poco loca y hacernos reír mogollón, nos puso las pilas en un momento. Tuve la suerte de ir bien preparada, ya que me aconsejaron de antemano llevar bocetos previos, y eso saca bastante de apuros cuando el tiempo es limitado.

-¿Sabes cuando te pica el gusanillo? ¡Pues en grabado te pica la anaconda!-. Con esta afirmación nos pusimos manos a la obra, primero con una punta seca en acetato de 0.8mm, rasca que te rasca.

proceso punta seca_mandalas

La verdad es que tuve mucha suerte y la plancha era casi casi del mismo tamaño que mi boceto, con lo que pude calcarla entera. Eso sí, hacer círculos así para empezar fue un poco temeroso, y no rasqué con todo el odio que había que poner, sobretodo al principio.

Después del entintado (en azulito turquesa, muy mona yo) con la muñequilla, pasamos la tartalana para dejar entintadas las líneas (y lo que queda de velo) y tras sacar algún blanco con papel de seda, fuimos metíendolo al tórculo, con cuidadito para no ensuciarlo todo y esas cosas. Éste fue el resultado:

grabado punta seca_mandalas

El segundo trabajo fue más fino y llevó más preparativos. Primero el lijado, desengrasado y barnizado de la plancha de zinc.

proceso aguafuerte

Luego el grabado, pero por capas (mordidas). Lo más profundo y oscuro primero. Nosotros hicimos 3.

proceso pavo patinadorsegunda mordida pavo patinador

Luego quitamos el barniz con gasolina, biselamos los bordes, entintamos con rasqueta, limpiamos con la tartalana y ¡al tórculo! (todo tiene nombre gracioso, ¿verdad?). Así quedó mi dibujo bautizado como “pavo loco” ó “pavo patinador”:

grabado aguafuerte_pavo patinador

Muy feliz de haber experimentado y deseosa de participar en más talleres.

A Miriam la podéis encontrar en www.elmonodelatinta.com ó lascosasdelmono.blogspot.com