Festival en Bélgica

La verdad que cuando vine aquí sólo pensaba en el trabajo en la casa, pero aquí se lo toman con mucha calma. De hecho te preguntan si te apetece trabajar. Y los fines de semana se sale y se descansa.
Así que ayer fuimos a un festival de música, entre unos campos de cultivo, en medio de ninguna parte. Tocaban los chicos de la música experimental a los que vimos ensayar el día anterior. A parte de ellos un grupo con instrumentos de cuerda que tocaban versiones, un grupo que cantaban en perfecto español ( pero hablaban en flamenco), y un grupo tipo charanga.

image

Era un festival rollo megabarbacoa con carpa de música, con niños recogiendo las botellas vacías (los beneficios eran para una escuela, y por las botellas les daban algo luego).

image

Empezó a llover, luego más y más, hasta que aquello empezaba a ser preocupante, un vendaval como no había vivido nunca.  Luego nos contaron que por algo así el año pasado murieron 5 personas en un festival. Genial. Pero la mayor preocupación estaba en torno a la casa de paja, que estaba cubierta con plásticos, pero poco más. Así que fuimos a verla.
Se habían movido unos cuántos plásticos, y se estaba mojando un poco por el lateral (que se moje no es bueno porque se pudre la paja, y aún no tiene el revoco no el tejado puesto para protegerla). Repusimos todo y nos fuimos a casa. Hoy estaba todo seco, y no ha habido ningún problema.
Menos mal que es verano.
Hoy está siendo mi primer día de trabajo en la casa. Pero mejor os lo cuento mañana.
                 ¡Feliz domingo!

Anuncios

Lincelam

Pues sí, estoy en Bélgica. Pese a todo me he marchado, y una pequeña aventura viene bien de vez en cuando.
Recomiendo a todo el mundo a visitar las granjas europeas, sobretodo si vives en una gran ciudad. Y de voluntario mucho más. Porque además de la tranquilidad que se respira, de comer directamente de lo que cultivan, te involucras en sus vidas y por unos días compartes y vives de otra manera. Y aprendes un montón.
Esta vez en vez de recoger hortalizas me he venido con mi hermano a ayudar en la construcción de una casa de paja. Ayer me la enseñaron y es una pasada ya sin acabar. Pero hasta el lunes no la tocamos, porque los fines de semana son para salir y descansar. Así que nos llevaron a la granja de un experto en permacultura para oír un ensayo de música experimental (no sabían definirlo de otra manera y yo tampoco, la verdad, pero sonaban bien y tocaban muchos instrumentos, rollo Calexico, pero un poco más loco).
Antes fuimos a comprar pan a la máquina expendedora. Sí, aquí los granjeros tienen máquinas para pan, fruta e incluso huevos. Es una gran idea, pienso yo.
Aquí dicen que es un verano caluroso. En España sería como primavera calurosa. Hoy llueve que parece que se va a acabar el mundo.
Os iré contando más. De momento os dejo con el enlace a la página del sitio donde podeis ir viendo el estado de la construcción y cómo es esto: http://www.lincelam.be.